Ernesto Holman

Como muchos jóvenes bajistas de su generación, quedó deslumbrado por el lenguaje de Jaco    Pastorius. En 1969 ya habían llegado a Viña del Mar los discos de Cream, cuando conoció al guitarrista Alejandro Guarello (futuro compositor docto), y como estudiaba el cello, se vinculó con Patricio González, quien le presentaría a su hermano  el baterista Sergio «Tilo» González. En 1976 se instaló en Santiago de Chile para estudiar composición con Cirilo Vila. No saldría del mundo de la música docta sino hasta 1979 y en ese período llegó a componer obras de cámara y series electroacústicas como músico de laboratorio.

En 1980, Congreso vivía uno de sus momentos más críticos. Holman reemplazó a Fernando Hurtado en la banda: Aníbal Correa (piano), Ricardo Vivanco (marimba) y Joe Vasconcellos (voz). Con discos como Viaje por la cresta del mundo en 1981, Ha Llegado Carta en 1983 y Pájaros de Arcilla en 1984, Congreso se convirtió en un grupo de claras tendencias progresivas donde Ernesto logró gran protagonismo.

En 1987 comienza su trabajo como solista. Tras regresar de Nueva York, ciudad donde compartió personalmente con un Jaco Pastorius en decadencia, grabó su disco debutante ‘Pájaro sobre las casas’. Ese mismo año hizo su primera y última aparición en el jazz chileno, tocando con Nexus y en el New Jazz Trío. También había colaborado con el grupo La Hebra.

Más tarde se adentró en la cosmovisión del mundo mapuche, inspirándose en las rítmicas y sonoridades de la trutruka o el kultrún para hacer música electrónica «de carne y hueso». Entonces no volvería a componer en el pentagrama, sino directamente sobre el bajo eléctrico y a través de softwares computacionales con los que levantó sus álbumes Ñamco (2003) y Al vuelo del ñamco (2005), dedicados a la figura sagrada del águila. Holman grabó su tercer álbum en esta línea, Mari tripantu (2008), que saludó los diez años de su ingreso a la comunidad mapuche Kallfulikán. Este último incluyó instrumentos como el trompe, el wada y la kadkawilla, así como también la incorporación de varios músicos genuinamente mapuches, finalmente el año 2010 publicó el álbum Reversiones, con versiones de canciones incluidas en otros álbumes y una canción nueva, este fue grabada junto a Gustavo Cerquerias, en el piano y Dany Cheul en la batería, este álbum se destaca por acercarse mucho más al jazz que los anteriores álbumes.

Durante los siguientes años logra ultimar su exploración étnica y su propuesta jazz. Logrando establecerse como el procursor y pionero del etnojazz. Que resuelve en la formación de trío junto a Gustavo Cerqueiras en el piano y Josue Villalobos en la batería denominandose como Holman Etnojazz Trío. Con está formación logra exponer su música en WOMAD y se adentra en los festivales internacionales de World Music en Asia, el Festival Internacional de Jazz de Montreal en 2018, en América del Norte y América del Sur registrando su legado en los álbumes: Vivo en Brasil (2015), De Raíz (2016), y junto a Holman Trío, Árbol (2019).