Magdalena Matthey

Magdalena Matthey es una de las cantautoras más significativas del circuito de trova y canción de raíz que volvió a despuntar en Chile en los años noventa. Si bien su entrada a la música profesional fue por la vía del folclor (al ganar ese apartado del Festival de Viña 1995 con su canción «María Leonor Lucía»), ha mostrado otros muchos colores ya iniciada su discografía, asociable más bien a la fusión. En su trayectoria, ha jugado con la combinación de códigos musicales de forma elegante, en una línea del trabajo de otras cantautoras como ella en el mundo.
Desde muy temprano la música fue un valor importante para Magdalena eligió la Escuela de Artes de Música Popular SCD para titularse en la carrera de Canto Popular.Como consecuencia de su paso por el Festival de Viña del Mar, logró su primer contrato discográfico. Latidos del alma, su debut, fue producido por Alberto Plaza y editado en 1997. Lo cierto es que ese trabajo no definió la carrera de Matthey ni que la describiría en adelante como cantante y autora. Para su siguiente disco, Del otro lado (2000), Matthey tenía un nuevo ropaje, fruto de su recorrido por la emergente escena de trovadores chilenos. Sus nuevas claves estéticas la alejaron de las fórmulas más comerciales, para acomodarse en el mundo de los sonidos de raíz latinoamericana.
Trabajando con Sergio Tilo Gonzalez Baterista y director de Congreso consolido su postura y deseos de continuar en esa dirección, siendo en este momento una de las más representativas cantautoras en la fusión y la canción latinoamericana.